Go to Top

Reserva Ovárica: todo lo que necesitas saber

Reserva ovarica

¿Alguna vez has pensado sobre tu reserva ovárica? Una mujer, hasta que no se plantea tener hijos y no lo consigue, no piensa en la cantidad y calidad de sus óvulos. Por ello, aquí encontrarás información muy importante sobre calidad ovocitaria, recuento de folículos antrales y niveles de AMH.

¿Cuándo comienza la etapa de reserva ovárica?

Desde que una mujer se encuentra en el vientre materno, cuenta con una reserva ovárica de 6 millones de óvulos, pero ya al nacer, se pierde más del 20% de esos óvulos. Podríamos decir que una mujer nace con 2-3 millones de óvulos.

Cada mes, con la menstruación, las mujeres pierden 1.000 óvulos hasta la menopausia. Y no solo pierden óvulos, sino que la calidad de los mismos va empeorando a partir de los 35 años. Los óvulos envejecen y, por ende, las posibilidades de concebir un bebé se van reduciendo.

¿Se puede medir la reserva ovárica?

La reserva ovárica se puede medir a través de los niveles de AMH y con el recuento de folículos antrales:

  • A través de los niveles de AMH, realizando una analítica de sangre, esta hormona conocida como antimülleriana que se produce en los folículos donde se almacenan los óvulos, nos indicará la reserva ovárica de una mujer. Aunque podamos concluir, al obtener niveles bajos de AMH, que se está produciendo un envejecimiento de los ovarios, no podremos saber la calidad de los óvulos, ya que los niveles hormonales también se reducen con el paso de los años. Para nosotros, es muy importante valorar la reserva ovárica de una paciente. Además, estudiar la funcionalidad de sus ovarios permitirá diseñar un tratamiento que ayude a conseguir el éxito de un embarazo.
  • A través del recuento de folículos antrales. Se realiza con una ecografía transvaginal para determinar la cantidad de folículos que se están desarrollando en los ovarios. Gracias a este examen ecográfico, el médico puede hacer una estimación del recuento total de folículos que una paciente tiene en cada ovario.

ecografia reserva ovarica

¿Son fiables los indicadores AMH y folículos antrales?

Para saber si una mujer podrá ser madre con sus propios óvulos, muchas pacientes analizan sus niveles de AMH y sus folículos antrales a través de analítica de sangre y ecografía transvaginal, respectivamente. Solo cuando se combinan estos test son fiables para determinar la reserva ovárica y definir un tratamiento óptimo para la paciente.

Conocemos casos en los que unos niveles bajos de AMH no se correspondían con los resultados de la ecografía, donde se apreciaban un número aceptable de folículos antrales como para realizar una estimulación ovárica con éxito. Y, al contrario, niveles normales de la hormona antimülleriana que contrastaban con los resultados obtenidos tras valoración ecográfica.

A IVF-Spain Donostia, acuden pacientes con casos muy complejos, algunos de ellos con unos niveles de AMH nada esperanzadores y donde se les ha sugerido que solo podrán conseguir el embarazo mediante ovodonación. Es crucial entender que la capacidad reproductiva de una mujer no se puede valorar estudiando un solo parámetro, la AMH.

Para estas pacientes con niveles bajos de la hormona AMH, completamos su diagnóstico con exámenes ecográficos específicos durante su ciclo menstrual. Así, valoramos en qué fase es más beneficioso comenzar la estimulación ovárica. Es importante hacerlo cuando se pueden apreciar un número considerable de folículos activos.

Además, no solo estudiamos las fases foliculares tradicionales, en IVF-Spain Donostia somos especialistas en estimulación ovárica, desarrollamos técnicas de estimulación previa de los folículos para mejorar así la calidad de los óvulos.

Estas técnicas terapéuticas se completan con otras adicionales como es: la viabilidad genética del embrión, la receptividad endometrial y otros factores inmunológicos para determinar la consecución del embarazo.

Con esto queremos decir, que no podemos basarnos únicamente en un resultado, como son los niveles de AMH, para definir un tratamiento de fertilidad, no sería fiable si no se realizan técnicas y exámenes complementarios. Al igual que la hormona AMH no determina la calidad de los óvulos.

¿La calidad de los óvulos se puede mejorar?

Nos referimos a calidad ovocitaria cuando el ovocito es euploide (genéticamente normal) y no aneuploide (anormal).

Actualmente, no se conoce ninguna herramienta diagnóstica que nos ayude a determinar la calidad de los óvulos. Sabemos que al rededor de los 20 años, es la mejor edad reproductiva de una mujer, donde produce óvulos de mayor calidad. En nuestra sociedad actual, a los 20 años, no es la edad óptima para formar una familia, de hecho, la mayoría de mujeres con 20 años están formándose, viajando o realizando planes de ocio donde ser madre no es una prioridad.

Un óvulo de buena calidad tiene 23 cromosomas. Con el paso de los años, aumenta la posibilidad de producir óvulos con un número incorrecto de cromosomas y con ello, la posibilidad de sufrir abortos, fallo de un tratamiento de FIV o, concebir un bebé con problemas genéticos como es el Síndrome de Dowm.

Se puede mejorar la calidad de los óvulos con pequeños cambios en nuestro estilo de vida que mejoren nuestro estado de salud y fertilidad. Mantener un peso en el que se tenga un índice de masa corporal adecuado (IMC 18-24) puede ayudarnos a conseguirlo, para ello practicar ejercicio, mantenernos hidratados para dar oxígeno a nuestras células y seguir una dieta equilibrada es fundamental.

Evitar el tabaco, el consumo excesivo de azúcares, el plan blanco, alimentos procesados y con grasas saturadas también ayudará a mejorar nuestra salud. Además, reducir el estrés, mejorará nuestro estilo de vida, ya que el estrés aumenta la producción de hormonas como el cortisol y la prolactina que alteran la ovulación.

En IVF-Spain Donostia, sabemos que el escenario perfecto para formar una familia no lo es tanto para la mujer de 20 años, por lo que recomendamos que pidas asesoramiento médico si, pasados seis meses de la búsqueda y teniendo más de 36 años, el embarazo no llega.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *