Go to Top

Preservación de la fertilidad

Preservación de la fertilidad

¿Alguna vez te has planteado preservar tu fertilidad?

Puede que no hayas leído nada al respecto, pero la preservación de la fertilidad es uno de los grandes avances médicos en términos de Medicina Reproductiva, ya que permite que una persona decida cuándo es el mejor momento para formar su familia.

Situación socioeconómica: Retraso de la maternidad

La crisis sanitaria del coronavirus, también socioeconómica, ha desencadenado en que millones de mujeres y hombres de todo el mundo pospongan sus planes de hacer crecer su familia.

La situación económica en la que nos encontramos imposibilita la independencia económica de los jóvenes y, consecuentemente, la edad para convertirse en padres aumenta cada año, disminuyendo, por el contrario, el número de hijos por familia. Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), la edad media en la que una mujer tiene su primer hijo supera los 30 años.

Como seguramente ya sepas, la etapa más fértil de una mujer se encuentra entre los 20 y 35 años de edad, y cada año, desciende un 5% la probabilidad de concebir de forma natural, lo que se traduce en disminución en la calidad y cantidad de ovocitos. En la trayectoria de IVF-Donostia , nuestros datos muestran que más del 70% de los pacientes que acuden al centro lo hacen por consecuencia del factor edad.

La realidad es que existe un desconocimiento abismal entre los jóvenes en edad fértil con respecto a sus opiniones para preservar la fertilidad. Son pocos los pacientes que acuden a un centro de Reproducción Asistida, sabiendo que más allá de los 35 años la calidad y cantidad de los óvulos en una mujer empezará a descender y, con ello, la probabilidad de conseguir el embarazo.

¿En qué consiste la preservación de la fertilidad?

La preservación de la fertilidad , es uno de los grandes avances médicos en términos de Medicina Reproductiva, ya que permite que una mujer que quiere ser madre decida cuándo es el mejor momento para formar su familia, y que cuando un hombre quiera serlo, pueda concebir con sus propios gametos.

El tratamiento de preservación de la fertilidad en la mujer consiste en conseguir y conservar los óvulos que previamente han pasado por una estimulación ovárica controlada, por una punción y aspiración folicular, mínimamente invasiva, y donde se ha realizado una vitrificación de ovocitos para su uso en un futuro.

Gracias a la vitrificación, también llamada congelación de ovocitos, es posible conservar los óvulos intactos a -196ºC, sin perjudicar sus características desde el momento en el que se criopreservaron hasta el momento de su descongelación.

Los avances en Reproducción Asistida han permitido el aumento de la tasa de supervivencia de los óvulos o embriones congelados, estos pueden conservarse congelados durante el tiempo deseado, no existiendo una limitación temporal.

La diferencia con respecto a la vitrificación de semen, se debe a la obtención de los gametos, pues el procedimiento en el hombre es mucho más sencillo. A continuación, explicamos los pasos a seguir para preservar la fertilidad en ambos sexos:

¿Qué pasos existen en un tratamiento de preservación de la fertilidad en una mujer?


Antes de comenzar con el procedimiento, los expertos realizarán un estudio de la fertilidad: midiendo la calidad y cantidad de reserva ovárica.

Los pasos para comenzar un tratamiento de preservación son:

Estimulación ovárica >> El objetivo es obtener un número adecuado de ovocitos. Para ello, a la paciente se le recetará medicación (administración de inyecciones de hormonas) y se le realizarán pruebas ecográficas para determinar el buen desarrollo y crecimiento de múltiples folículos dentro de cada ovario.

Punción y aspiración folicular >> Cuando los folículos alcancen el tamaño óptimo para su extracción, se induce la ovulación se programa la punción y aspiración folicular mediante ecografía vaginal y sedación, evitando así que la paciente sienta molestias.

Vitrificación de óvulos >> Los ovocitos obtenidos se conservan en nitrógeno líquido a una temperatura de -196º C y se utilizan unos medios protectores para que no se dañe su calidad. Este proceso desencadena en lo que técnicamente conocemos como criopreservación: detiene la edad de dichos ovocitos hasta el momento en el que se desee fecundarlos y transferirlos al útero materno.

¿Qué procedimientos debe seguir un hombre que quiere preservar su fertilidad?


El primer paso para preservar la fertilidad en un hombre es realizar un examen seminal en el que se analiza la concentración, el recuento de espermatozoides móviles y la morfología de los espermatozoides.

Tras evaluar estos resultados, pasamos a realizar un seminograma avanzado el cual consiste en estudiar:

– La fragmentación del ADN espermático.
– La presencia de niveles anormalmente altos de espermatozoides apoptóticos.
– El Cromosoma Y.
– Las células germinales inmaduras.
– El equilibrio entre la producción de ROS y la actividad antioxidante.

Es entonces cuando sabemos que la muestra seminal es óptima para ser vitrificada y conseguir la preservación de la fertilidad masculina con éxito. Destacar que, en la mayoría de los casos, la preservación de fertilidad masculina suele realizarse por motivos médicos que pueden poner en riesgo su capacidad reproductiva, como es el caso de los pacientes oncológicos.

Solicita más información

¿Cuáles son las tasas de éxito tras un tratamiento de preservación?

Es difícil ofrecer una cifra exacta en cuanto a la cantidad de óvulos necesarios para conseguir el embarazo, sin embargo, los expertos consideran que si se obtienen alrededor de unos 15-20 se pueden alcanzar un 80% de posibilidades de conseguir una gestación en la etapa más fértil de la mujer.

La técnica de preservación mediante vitrificación no afecta negativamente a la consecución del embarazo. Los gametos mantienen la misma calidad que la que tenían en el momento en que se congelaron.

Como expertos, debemos aconsejar realizar la vitrificación de óvulos a una edad que garantice obtener ovocitos con la mayor calidad y aumentar así las posibilidades de embarazo, ya que el éxito de este depende de la calidad y el número de óvulos que se consigan.

Por último, señalar que este tratamiento no garantiza un embarazo futuro, sin embargo, sí garantiza la posibilidad de intentarlo con el tratamiento de Fecundación In Vitro con las mismas probabilidades que se tuvieron en el momento de la congelación.

En resumen, con este artículo queremos concienciar de que, a consecuencia de la disminución de la reserva ovárica de la mujer producida por la edad, y debido a algunas patologías graves como el cáncer que afecta tanto a hombres como a mujeres, ambos deben plantearse la preservación de su fertilidad, ya que esto les permitirá elegir el mejor momento más adecuado para formar su familia.

Ahora que ya sabes en qué consiste la preservación de la fertilidad y quieres obtener información o una cita, puedes hacerlo a través de este formulario.

,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *