Go to Top

Nuestro compañero Ivan Toral recibe el Premio Extraordinario de la UPV/EHU por su doctorado

 

Ivan Toral, embriólogo en nuestra unidad desde febrero, acaba de recibir una de las menciones especiales que la Universidad del País Vasco ha otorgado a las tesis doctorales presentadas durante el curso 2015-2016 en el ámbito de Ciencias de la Salud. Charlamos con él para saber cómo ha recibido este reconocimiento.

¿Cómo sienta recibir el Premio Extraordinario de Doctorado de la UPV/EHU?
Estoy muy contento de recibir los frutos del trabajo realizado con este reconocimiento. Da mucha satisfacción conocer que un tribunal ha considerado que mi tesis estuvo entre las mejores de ese año.

Tu tesis consiste en el estudio de calcio intracelular en modelos in vitro humanos de distrofia muscular de cinturas tipo 2A (LGMD2A)? ¿Por qué optaste por este tema?
Estudié Biología porque me interesaba mucho la investigación, y cuando me ofrecieron el proyecto no me lo pensé. El calcio es de gran importancia en cualquier célula, pero lo es aún más en el músculo, ya que regula los procesos de contracción y relajación. Ya existían estudios que describen una desregulación de la homeostasis de calcio en otras distrofias más conocidas como la de Duchenne, pero apenas se había investigado en LGMD2A.

Lo hiciste en colaboración con Biodonostia. ¿Cómo fue la experiencia?
La experiencia fue excelente, aprendí mucho gracias a la tutela de mis directores de tesis, los doctores Ainara Vallejo y Adolfo López de Munain. Además, a nivel humano trabajar con todo el equipo de Biodonostia fue un placer. El grupo de enfermedades neuromusculares de Biodonostia liderado por López de Munain tiene una amplia experiencia en el estudio de este tipo de distrofia que, aunque es una enfermedad rara, es especialmente prevalente en Gipuzkoa.

Comentas que la distrofia LGMD2A tiene mayor incidencia en algunos territorios y, uno de ellos es Gipuzkoa. ¿Por qué sucede?
Ocurre por una unión de factores históricos y culturales. Es un tipo de distrofia de herencia recesiva, por lo que es más común en poblaciones pequeñas y aisladas. En el pasado, la orografía guipuzcoana influyó en que las mutaciones que causan la enfermedad se transmitieran con mayor incidencia. Otras poblaciones con alta prevalencia son la isla francesa de Réunion y la población Amish de Indiana.

Ahora, en cambio, te has centrado en el mundo de la Reproducción Asistida. ¿Qué es lo que te atrae de la especialidad?
La verdad es que desconocía bastante este mundo, hasta que en los últimos años de mi tesis, el Dr. Yosu Franco dio una charla en Biodonostia sobre reproducción asistida que despertó mi interés. El hecho de ayudar a crear vida y un trato más cercano con los pacientes, respecto a lo que normalmente ocurre en la investigación básica, también me atraía mucho.

¿En temas de investigación, cuál crees que es el futuro de la Reproducción Asistida?
En mi opinión, y atendiendo a los cambios que ha habido en nuestra sociedad, creo que lo mejor que podría aportar la investigación al campo de la reproducción es conseguir aumentar la edad reproductiva, sobre todo la de la mujer. En definitiva, algún tratamiento que consiga mantener la calidad ovocitaria más allá de los 40 años, ya que ésta desciende drásticamente a partir de esa edad.

, ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *