Go to Top

No me quedo embarazada, ¿qué hago?

En España, una mujer empieza a buscar su primer embarazo a una edad media de 31 años. Esta tendencia ha aumentado de forma notable durante los últimos años y, hoy en día, sigue en aumento. Que la edad afecta en la fertilidad de la mujer es una realidad, a lo que añadimos una presión social y la auto-presión que ejercemos las mujeres sobre nosotras mismas para conseguirlo. ¿Y si no llega enseguida? ¿Cuánto debemos esperar para empezar a preocuparnos y  acudir a un profesional?

Esterilidad e infertilidad, dos términos distintos

¿Qué es la esterilidad o dificultad para conseguir el embarazo? Empecemos por esta primera pregunta. La «esterilidad» se define como la no obtención de una gestación tras 1 año de mantener relaciones sexuales regulares sin método anticonceptivo. Este término difiere de la definición de “infertilidad”, que responde a la incapacidad de lograr un nacido vivo tras, al menos, haber logrado dos embarazos seguidos.

Sin embargo, esta estadística no se cumple al 100%. Las mujeres de edades avanzadas o con problemas ginecológicos o generales pueden tener una dificultad añadida para lograr el embarazo. En estos casos, es importante realizar una consulta ginecológica precoz si se está buscando embarazo.  

Descárgate el Ebook «12 razones que pueden afectar en la búsqueda del embarazo»

La edad es clave

La edad materna es uno de los factores más determinantes en la búsqueda del embarazo. La edad está directamente relacionada con la capacidad de gestación, sobre todo, en el caso de las mujeres: a medida que nos hacemos mayores, tanto la reserva del ovario (cantidad de óvulos que tenemos) como la calidad de los óvulos va en descenso. Ello conlleva una menor tasa de embarazo, mayor riesgo de aborto y mayor riesgo de alteraciones genéticas (ej:. Síndrome de Down).

¿Cuánto hay que esperar para acudir a un especialista?

Si hablábamos de esperar un año en mujeres jóvenes de < 35 años sin problemas de salud, en mujeres de edad más avanzada, >35 años, la espera recomendada es de 6 meses. 

Este descenso en la tasa de embarazo está directamente relacionada con el tiempo que debería esperar una mujer para realizar una consulta ginecológica. Si hablábamos de esperar un año en mujeres jóvenes de < 35 años sin problemas de salud, este periodo se reduce a la mitad en mujeres de edad más avanzada >35 años, con una recomendación de visita a un experto a los 6 meses.

Un problema importante que preocupa a los especialistas en reproducción asistida, es que se percibe una falta de concienciación por parte de las personas de que la edad corre en contra de la reserva folicular, de la calidad ovocitaria, aumenta el riesgo de alteraciones cromosómicas fetales y aumenta los riesgos obstétricos y perinatales tanto para la madre como para el bebé.

No es infrecuente que los medios de comunicación publiquen noticias de iconos femeninos con maternidades en edades avanzadas, sesgando la realidad de las posibilidades de reproducción. Aunque poco a poco hay más información relativa a este tema, es importante ser conscientes de que la fertilidad está fisiológicamente limitada en el tiempo. Haber prolongado significativamente la esperanza de vida de las personas no nos puede confundir. La fertilidad de las mujeres sí tiene un límite.

No obstante, la edad también afecta a los hombres. Aunque mantienen su fertilidad durante más tiempo que las mujeres, entre los 30 y 50 años existe una disminución tanto en el volumen de semen del 3 % al 22 %, como en la movilidad espermática del 3 % al 37% y en la concentración de espermatozoides del 4 % al 18 %.

 

, , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *