Go to Top

Más del 15 % de las parejas no consigue el embarazo, tras un año intentándolo.

Cuando una pareja decide formar una familia, confía en que el embarazo llegará rápido. Sin embargo, ¿cuál es la probabilidad de lograrlo a la primera?

Cada mes una mujer en edad fértil tiene una probabilidad de embarazo del 20 % aproximadamente. Lo más habitual es que la mayoría de las parejas, dependiendo de la edad, logre el embarazo espontáneo durante el primer año intentándolo, sin embargo, se estima que 1 de cada 6 no lo consigue. ¿Hemos perdido capacidad reproductiva? 

Uno de los factores que más afecta a la hora de buscar el embarazo hoy en día es la edad materna, presente en el 70 % de las parejas que recurren a tratamientos de reproducción asistida. Según datos del Instituto Nacional de Estadística, en Gipuzkoa las mujeres se quedan embarazadas del primer hijo a una edad media de 32 años, una edad tardía teniendo en cuenta que la edad fértil de la mujer es de los 18 a los 35 años. Siendo esto así, no podemos concluir que la fertilidad en sí misma sea el problema. 

Más allá del factor edad, existen otros factores que pueden estar causando infertilidad. Según estudios recientes, en el 40 % de los casos el problema radica en el factor es femenino, en otro 40 % masculino y en el 20 % restante es un factor mixto o desconocido. 

Por eso, cuando una mujer no se está quedando embarazada de forma natural, es conveniente acudir a un centro de reproducción asistida para poder diagnosticar la causa. La Dra Elisa Pérez y la Dra. Estefanía Rodríguez, ginecólogas y responsables de la dirección médica del Instituto Vasco de Fertilidad, coinciden en la importancia de ese diagnóstico y recomiendan a mujeres menores de 35 años acudir tras un año intentándolo; a partir de los 35, en cambio, no se debe esperar más de 6 meses para una consulta informativa. 

Este primer paso de solicitar una consulta informativa es fundamental, subraya la Dra. Rodríguez, “porque el diagnóstico en muchos casos es determinante, una solución que alivia el peso psicológico y emocional de las parejas que mes a mes ven como su deseo de formar una familia no llega”.  Además, “tras un primer diagnóstico y con un tratamiento personalizado de reproducción asistida, la mayoría de las parejas pueden conseguirlo”. Para las parejas comienza una nueva etapa. 

Qué esperar de una consulta informativa

Un primer contacto con un centro de reproducción asistida tiene tres objetivos principales. Las parejas acuden con necesidad de obtener respuestas, por ello, el primer objetivo y más importante consiste en resolver todas sus dudas. “Hoy en día internet proporciona muchísima información, sin embargo, no siempre contribuye a enfocar bien el problema. Desde la capacidad de escucha, el equipo de ginecología y embriología debe comprender en qué situación se encuentra la pareja y cuál ha sido su proceso hasta el momento” explica Ainhoa Gómez, responsable de atención al paciente y con más de 15 años de experiencia en diferentes unidades de Reproducción. 

El segundo objetivo es explicar cómo podemos ayudarles. Existen distintos tratamientos y técnicas complementarias indicadas para cada tipo de problema, por eso, es importante que las parejas conozcan en qué consiste un tratamiento de reproducción asistida, cómo es el proceso y cuáles son las opciones a las que pueden recurrir. El mundo de la reproducción asistida es desconocido para la mayoría de la población. Es esencial entender para qué sirve cada técnica que ofrecen las distintas unidades de reproducción. 

Y por último,“en el Instituto Vasco de Fertilidad hacemos especial hincapié en la gestión de las expectativas”. Un tratamiento de reproducción asistida es un proceso emocionalmente intenso y, además, debemos tener en cuenta que las personas que acuden a centros de reproducción asistida lo hacen con frustración y anímicamente cansadas.  Por eso es vital hablar desde la empatía, con transparencia y aportar información clara sobre los resultados que podemos esperar. “A veces no son conversaciones fáciles, pero siempre la claridad debe ser nuestra prioridad”. 

Una vez realizada la consulta informativa, está en manos de cada pareja la elección de recurrir a un tratamiento de Reproducción asistida o de seguir intentándolo sin ayuda profesional. No obstante, disponer de información es la principal herramienta para poder tomar la mejor decisión; la mejor para cada pareja.

, , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *