Go to Top

Los embarazos gemelares y la reproducción asistida

Transferir más de un embrión en un tratamiento de Fecundación In Vitro aumenta la probabilidad de embarazo múltiple. En el Instituto Vasco de Fertilidad siempre explicamos la importancia de transferir un único embrión en día 5 de desarrollo, conocido como estadio de blastocisto, para aumentar las tasas de éxito sin incrementar el riesgo de embarazo gemelar.

¿Nacen hoy más gemelos que antes? Sí, el aumento de carritos dobles por las calles no es cuestión de percepción, es una realidad. La aparición de las técnicas de reproducción asistida ha provocado que hoy haya más embarazos múltiples que antes; el 60% de los embarazos múltiples suceden en parejas o mujeres que han recurrido a un tratamiento de Fecundación In Vitro para conseguir el embarazo. 

La explicación a este fenómeno es muy sencilla. Cuando se transfiere más de un embrión, existe la posibilidad de que todos los embriones implanten y, cuando sucede, nos encontramos ante un embarazo múltiple.  

Aunque la concienciación sobre la importancia de reducir los embarazos múltiples se está trabajando con intensidad, según los últimos datos de la SEF (Sociedad Española de Fertilidad), en el 60,3%* de las transferencias realizadas en 2017, se transfirieron 2 embriones. 

*Transferencias con ovocitos frescos propios

El principal argumento de las clínicas que practican esta técnica recae en el aumento de la probabilidad de éxito cuando se transfieren 2 embriones en día 3, sin embargo, está demostrado que un embrión en día 3 de desarrollo tiene una tasa de implantación de un 30,1 %. Los embriones en día 5 de desarrollo, blastocistos, tienen una tasa de implantación del 50,5%. 

Cuando se transfiere un único embrión, es clave seleccionar el embrión óptimo para transferir. Existen técnicas y tecnologías que ayudan a los embriólogos en esta tarea. El Incubador Geri+, por ejemplo, permite un seguimiento continuado de los embriones gracias a su sistema time-lapse, y tal y como explica María Velasco, embrióloga del centro, esto permite que, además de la calidad morfológica, se analice la morfocinética de los embriones (los tiempos de división).

El test  PGT-A, es decir, el análisis genético preimplantacional de los embriones también aumenta la tasa de éxito de los tratamientos, sobre todo en tratamientos en mujeres avanzadas, donde el número de óvulos genéticamente alterados es mayor. Este test estudia las alteraciones cromosómicas de los embriones que pueden dar lugar a fallos de implantación o abortos de repetición, para poder seleccionar aquellos que presentan 46 cromosomas. 

¿Por qué evitar embarazos gemelares?

En el Instituto Vasco de Fertilidad transferimos un único embrión en estadio de blastocisto principalmente por un motivo: los embarazos gemelares son embarazos de riesgo. Cuando una pareja acude a nuestro centro, lo hace con dificultades para conseguir tener hijos y nuestra responsabilidad tiene que ser ayudarles a conseguirlo, de la forma más eficiente, con técnicas más avanzadas y más segura. 

El principal riesgo de los embarazos múltiples es la prematuridad. La probabilidad de nacimiento entre las semanas 33 y 36, es decir, bebés prematuros, es del 36,5 % en embarazos gemelares. No obstante, existen otros riesgos derivados que pueden afectar tanto a la madre como a los bebés. Por eso la apuesta siempre tiene que ser intentar evitar este tipo de embarazos. En nuestro equipo es uno de nuestros principios básicos, trabajar para obtener los mejores resultados siempre apostando por la reproducción asistida más humana. 

, , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *