Go to Top

La preeclampsia durante el embarazo


El control y la prevención son factores determinantes para evitar la aparición de las complicaciones asociadas a la preeclampsia.

Por Estefanía Rodríguez. Ginecóloga y Obstetra

La preeclampsia es una de las patologías que más frecuentemente complica el embarazo. Se estima que su diagnóstico se produce en un 4,6 % de las embarazadas en todo el mundo. La preeclampsia consiste en la hipertensión que aparece en la segunda mitad del embarazo y va acompañada de proteínas en la orina de la madre y alteraciones en la vascularización del útero. Su causa es una formación placentaria anómala que genera alteraciones en el flujo sanguíneo de la placenta y la liberación de una cascada de mediadores vasoactivos que producen el cuadro clínico y las complicaciones.

Cuando en nuestro centro detectamos preeclampsia en una mujer embarazada, le informamos adecuadamente sobre el seguimiento que se va a realizar en su caso. Cabe destacar que no todos los diagnósticos de preeclampsia conllevan la misma gravedad. En los casos graves, los menos frecuentes, será necesario el ingreso hospitalario, pero, en los casos leves se puede realizar un estudio y control ambulatorios. Es muy importante controlar los niveles de tensión arterial y detectar los síntomas y signos que nos harían pensar en un cuadro grave, como son la cefalea, el dolor abdominal, la disminución de la cantidad de orina y la elevación de la tensión. Tenemos que saber que el único tratamiento curativo es el parto.

La aparición de preeclampsia puede afectar tanto a la madre como al feto. Los principales riesgos en el primer caso son la aparición de trombosis, edema pulmonar, hemorragia cerebral e insuficiencia renal. En cuanto al feto, se pueden encontrar el crecimiento intrauterino restringido, el desprendimiento prematuro de la placenta y la complicación más frecuente e importante que es la prematuridad.

Existen diversos factores de riesgo que nos hacen estar atentos a la hora de controlar un embarazo. Entre los más importantes se encuentran la edad materna, tanto mujeres menores de 18 años como mayores de 40, antecedentes familiares o personales de este problema, la diabetes, los embarazos múltiples, el elevado peso materno, o enfermedades previas al embarazo como la hipertensión crónica o la enfermedad renal.

Nuestra recomendación como especialistas es que toda mujer que desee quedarse embarazada realice una consulta preconcepcional para poder detectar factores de riesgo modificables de preeclampsia y mejorarlos. Es conocido que el ácido acetilsalicílico a dosis bajas durante el embarazo previene de preeclampsia precoz, por ello, en la actualidad utilizamos calculadoras de riesgo de preeclampsia ya al comienzo del embarazo para detectar aquellas mujeres que se van a beneficiar del tratamiento preventivo. Con la primera ecografía rutinaria, unos sencillos análisis de sangre y una entrevista con el obstetra podemos recomendar a cada mujer las medidas a tomar para disminuir el riesgo individual de preeclampsia.

Otras recomendaciones son evitar el sobrepeso, una dieta sana y variada dentro de lo que denominamos dieta mediterránea y una vida activa, como caminar una hora al día.


Entrevista

Hablamos con Olga Grande quien conoce de cerca esta patología. Hace cuatro años fue diagnosticada de preeclampsia durante su embarazo. Hoy lo recuerda como un momento duro, lleno de incertidumbre pero, a su vez, como el más feliz de su vida por el nacimiento de su pequeña.

¿Cómo recuerdas en momento en el que te informan de que tienes preeclampsia? Con incertidumbre y miedo tanto por mi salud como por la de mi hija, aunque afortunadamente todo salió bien para las dos.

En tu caso, ¿en qué te afecto? Me afecto a nivel psicológico muchísimo. Si de por sí dar a luz con toda la revolución hormonal que supone te puede trastocar algo, cuando te tienen que inducir el parto a las 33 semanas y 4 días de gestación por preeclampsia severa y tu hija nace con un peso de 1,475 kg y permanece un mes en neonatos, todo eso te afecta muchísimo. Se trata de una enfermedad grave que va unida a uno de los momentos más especiales de tu vida.

A nivel físico, afortunadamente la preeclampsia no me ha dejado secuelas, pero es un proceso lento y tardas más o menos un año en conseguir que tus marcadores vuelvan a la normalidad, que no haya proteínas en la orina, que tus riñones funcionen bien, que tu tensión tenga parámetros normales… Todavía recuerdo que después de tener tensiones de 21/11 en los momentos más críticos de la preeclampsia, lloré muchísimo el día en el que en el hospital tuve una de 12/8.

Los expertos recomiendan un control previo antes del embarazo para controlar posibles factores de riesgo. ¿Tomaste alguna medida previa? No porque no tenía ningún antecedente. En principio mi embarazo era un embarazo normal.

Después de lo vivido, ¿cambiarías algo? Las cosas no se pueden cambiar, en estos casos, lo mejor es aceptar, cerrar el capítulo, y si encima has tenido la gran suerte de que tanto tú como tu bebé estáis en perfectas condiciones a pesar de lo vivido, es con lo que te tienes que quedar. Por lo tanto no, no cambiaría nada.

Después de lo vivido, ¿alguna recomendación? La recomendación es que lo preguntes todo en el hospital. Muchas veces los médicos son demasiado precavidos. Yo recuerdo que entraban, hablaban, se les veía reunidos fuera, pero tú no te enterabas de nada. Además, en el estado en el que te encuentras, tampoco estás para preguntar. Pero es necesario saber, porque lo peor de todo es tener incertidumbre, la cabeza en estas situaciones siempre va más rápido que la propia realidad.

También es importante que busquemos ayuda si fuese necesaria, tanto durante nuestra estancia hospitalaria, como cuando ya estemos en casa. No son momentos fáciles y nosotras no somos súper heroínas. Creo que no podemos idealizar el embarazo tanto, es decir, también tenemos que saber que estas cosas ocurren, al igual que otras muchas, y que no es malo saberlas; al contrario, es bueno estar informados. La realidad que se muestra en algunas revistas que abordan el tema, por ejemplo, creo que está muy lejos de lo que cada una de nosotras vivimos en este proceso.

Para mí el momento más duro y a la par el más feliz y bonito de mi vida, ¡qué paradoja!

Por cierto, aprovecho para agradecer el fantástico el trato en neonatos a los chiquitines que allí se encuentran.

 

foto embarazada Fuente: pixabay

 

, , ,

3 Responses to "La preeclampsia durante el embarazo"

  • Arantza
    16/02/2016 - 10:10 pm Reply

    Quiero agradeceros el trato que nos habeis dado desde el principio, toda la información que nos dais tan detallada, que siempre esteis dispuestos a escuchar todas las dudas, la rapidez con la que estamos empezando…
    Gracias por ayudarnos a convertir nuestro sueño en una realidad y sobre todo GRACIAS a tí Yosu por tu ayuda, por tu optimismo … por todo, estamos en las mejores manos.

    • IVF Donostia
      19/02/2016 - 12:44 pm Reply

      Gracias a vosotros por dedicarnos estas palabras bonitas y por confiar en nosotros. Ahora sólo podemos desearos lo mejor en este camino, ¡a por todas!

  • embarazo psicologico
    29/11/2016 - 1:24 pm Reply

    ¿cuales son los riesgos que podría presentar el cuerpo y como seria el tratamiento regular?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *