Go to Top

Inseminación artificial, Fecundación In Vitro… ¿en qué se diferencian los distintos tratamientos de Reproducción Asistida?

Para la mayoría de las personas, es difícil determinar cuál es la diferencia entre los distintos tipos de tratamientos de reproducción asistida. A continuación, os explicamos brevemente en qué consiste cada uno. 

¿Qué es una inseminación artificial (IA)?

La inseminación artificial es el procedimiento más sencillo. Consiste en obtener una muestra de semen e introducirlo en el útero de la mujer para que la fecundación suceda. Para aumentar las tasas de éxito de esta técnica, que son bajas, se hace un tratamiento previo de estimulación ovárica para que el número de óvulos receptivos aumente. La inseminación se puede realizar con semen de pareja o de donante. 

¿Qué es una Fecundación In Vitro (FIV)?

La FIV sucede en el laboratorio, es decir, fuera del útero de la mujer. Existen dos tipos de tratamientos: FIV convencional o ICSI. En el primero, los óvulos se colocan en contacto con los espermatozoides y se incuban en el laboratorio. En un ISCI, en cambio, se selecciona el mejor espermatozoide y se introduce en el óvulo. El tratamiento se puede realizar con semen de pareja o de donante.  

¿Qué es una ovodonación?

Cuando el tratamiento de Fecundación In Vitro se realiza con óvulos de donante, hablamos de ovodonación. El retraso de la maternidad ha aumentado el uso de esta técnica. A partir de los 35 años, la calidad y la cantidad de los óvulos empieza a disminuir y existe una mayor incidencia de alteraciones cromosómicas, la más común el Síndrome de Down. 

¿Qué es preservación?

Este tratamiento permite preservar la fertilidad mediante la vitrificación (congelación) de los ovocitos a una edad temprana (preferiblemente antes de los 35 años) para poder utilizarlos más adelante sin que la calidad de los mismos se vea afectada por la edad. Cada vez más mujeres que deciden retrasar la maternidad optan por esta alternativa. Se recomienda informarse de estos tratamientos a partir de los 30 años. 

¿Qué es Diagnóstico Genético Preimplantacional PGD?

Es una técnica avanzada aumenta el éxito de los tratamientos gracias a la evaluación genética del embrión antes de su implantación. La técnica está indicada en pacientes mayores de 38 años, en casos con abortos de repetición, pacientes que han tenido varios fallos de implantación tras FIV o para descartar anomalías genéticas hereditarias en el embrión.

, , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *