Go to Top

Histerosalpingografía: pruebas para detectar la infertilidad femenina

histeroalpinpografía

Una de las pruebas para diagnosticar las causas de infertilidad femenina es la histerosalpingografía (HSG). Es conocida por sus siglas HSG o por nombres como histerograma, uterosalpingografía, uterotubografía, el objetivo de realizar esta prueba es explicar el estado de la cavidad uterina y las Trompas de Falopio.

¿Qué es la histerosalpingografía?


La histerosalpingografía es dar la solución al por qué tras meses de búsqueda de embarazo, no se consigue de forma natural. Una de las funciones principales de la histerosalpingografía es demostrar que las trompas de Falopio están abiertas, es lo que conocemos como permeabilidad tubárica. En el caso de que alguna de ellas, o ambas, estuvieran obstruidas sería uno de los motivos por los que no se produce la fecundación entre ovocito y espermatozoide, recordemos que es su lugar de encuentro.

histerosalpingografía

Mediante rayos X podemos averiguar si existen anomalías dentro del útero: miomas, pólipos, septos, útero unicorne/bicorne, que impiden que se produzca la implantación del embrión o que lleguen a producir un aborto. Además, esta prueba nos permite saber si el útero contiene adherencias o cicatrices que también puedan interferir a la hora de que el embrión consiga anidar.

¿En qué consiste la histerosalpingografía?


Los especialistas administran un contraste yodado mediante una cánula a través de la vagina, el radiólogo capará imágenes para comprobar cómo el líquido pasa por el cérvix, el útero y las trompas de Falopio. Está prueba pretende descubrir anomalías que puedan explicar por qué, tras meses de búsqueda, la paciente no consigue quedarse en estado.

La prueba se realiza con ayuda de una cánula, esta se introduce con el contraste por el cuello del útero que se visualizará de color blanco en la radiografía. Si las trompas son permeables se debe apreciar cómo el líquido se libera en el abdomen, en caso de no suceder existirá bloqueo de trompas.

histerosalpingografía

También podemos ver si las trompas están engrosadas o dilatadas por la acumulación de líquido como sucede en el caso de padecer hidrosalpinx. Se produce cuando la paciente ha sufrido una infección en las trompas o una cirugía abdominal.

¿Qué tratamientos se pueden realizar tras los resultados de la HSG?


La información más importante que nos ofrece esta prueba son indicaciones sobre cuál será el tratamiento con más probabilidades de conseguir el embarazo.

En el caso de que las trompas estén obstruidas sería necesario recurrir a la fecundación in vitro

En una inseminación artificial ambas trompas deben ser permeables para permitir que se produzca ese encuentro entre óvulo y espermatozoide, que una vez fecundados viajarán hasta el útero para llegar a implantar. Es cierto que con una trompa obstruida se podría realizar una inseminación artificial, aunque no sería lo recomendable dadas las bajas posibilidades de éxito que tiene de por sí este tratamiento de fertilidad.

No obstante, en IVF Donostia será un médico especialista, quien junto a su equipo de fertilidad evalúe todas las posibilidades de los pacientes y, juntos, puedan llegar a elegir cuál es el mejor camino para lograr el embarazo.

¿La histerosalpingografía es una prueba molesta?


Es una prueba incómoda, aunque se puede ingerir algún anestésico o relajante muscular para reducir molestias del proceso y su recuperación.

La buena noticia es que existe un avance de la histerosalpingografía, se llama histerosalpingosonografía (HSSG), que resulta menos molesta porque evita emplear rayos X y proporciona los mismos resultados que la HSG. La histerosalpingosonografía se realiza mediante ultrasonidos. Se encarga de evaluar la cavidad uterina y las trompas mediante ecografía trasnvaginal siguiendo el recorrido del contrate.

Indicaciones para una histerosalpingografía
La HSG es un proceso sencillo y rápido, dura unos 30 minutos, aunque se puede alargar. Se realiza en una sala de radiología, donde la mujer se tumba en una camilla debajo de la máquina de rayos X como si se tratase de una consulta ginecológica.
No necesita anestesia, aunque sí requiere seguir una serie de indicaciones para su correcta preparación:

• Se realiza tras finalizar la regla, para asegurar que la paciente no esté embarazada.

• Para favorecer la visión de la radiografía durante la captura de imágenes, se recomienda tomar un laxante o edema para limpiar los intestinos.

• Puedes tomar un sedante o relajante muscular para reducir las molestias de la prueba. Siempre bajo la prescripción de tu médico especialista.

• Durante el proceso de recuperación puedes notar unas leves molestias como cuando se va a iniciar la menstruación. Es normal si tienes sangrado leve o flujo marrón en los días posteriores a la prueba.

Tratamiento personalizado gracias a un buen diagnóstico


Para detectar qué factores están influyendo en la fertilidad, tanto de la mujer como la del hombre, en nuestro centro de reproducción asistida realizamos estudios personalizados completos.

Entendemos la Medicina Reproductiva como la creación de una vida en el menor número de intentos posibles, para evitar sumar desgaste emocional y económico a los pacientes.
Analizamos cada caso y estudiamos diferentes aspectos como la calidad del embrión a transferir o el estado del endometrio materno.

Investigamos la genética y la inmunología, ya que son dos áreas importantes para identificar los fallos de implantación o los abortos recurrentes. Se trata de identificar factores teniendo una visión global que, en definitiva, nos permite afinar en el tratamiento con más probabilidades de éxito y logar crear vida en el menor número de intentos posible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *