Go to Top

Hablamos sobre el síndrome de Ovario Poliquístico (SOP)

El Síndrome de Ovario Poliquístico (SOP) es uno de los motivos más frecuentes de consulta a los especialistas en Ginecología y Reproducción Asistida, es un desequilibrio hormonal afecta al 6-21 % de las mujeres en edad reproductiva, y todavía hoy se desconoce su causa exacta.

Los síntomas que puede producir este síndrome son variables, aunque el principal son las reglas irregulares. Las mujeres con Síndrome de Ovarios Poliquísticos pueden tener periodos de más o menos duración sin menstruación (oligomenorrea), en algunos casos incluso de más de 6 meses (amenorrea).

Las mujeres con SOP también pueden tener ovarios con múltiples folículos (poliquísticos) y niveles de andrógenos elevados en sangre. Además puede haber otros signos y síntomas:

  • Exceso de crecimiento de vello en rostro, pecho, abdomen o muslos (hirsutismo).
  • Acné.
  • Obesidad, tendencia al aumento de peso o dificultad para adelgazar.
  • Dolor pélvico.
  • Piel grasa.
  • Caída de pelo.
  • Resistencia a la insulina y, por tanto, tendencia a diabetes.

El primer paso en el tratamiento de este problema siempre comienza por reducir peso mediante cambios en el estilo de vida para que la mujer se encuentre dentro de un Índice de Masa Muscular (IMC) adecuado. En el caso de que la paciente no busque embarazo, gran parte de la sintomatología del síndrome se puede tratar con anticonceptivos hormonales.

¿El Síndrome de Ovario Poliquístico afecta en la búsqueda del embarazo?

Aunque la dificultad para conseguir el embarazo cuando se padece el SOP pueda ser mayor, muchas mujeres con el síndrome consiguen ser madres de forma natural. En cualquier caso, cuando una mujer no lo consigue tras un periodo intentándolo, es importante que sepa existen diversos tratamientos orientados a estimular la ovulación que ayudarán a mujeres con el Síndrome a aumentar las posibilidades de formar su propia familia.

Por ello, es recomendable que las mujeres acudan a su ginecólogo si presentan alguno de los síntomas de este síndrome. Por un lado, porque conocer su situación puede ser clave para tomar decisiones sobre maternidad en el futuro. Por otro, porque con un diagnóstico y tratamiento tempranos y el mantenimiento de un peso dentro de un IMC adecuado se puede reducir el riesgo derivado de este síndrome, como el de tener complicaciones a largo plazo como diabetes tipo 2. 

Photo by Dương Nhân from Pexels

, ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *