Go to Top

El anonimato de una donante de óvulos

donante de ovulos y anonimato

A lo largo de nuestro camino tomamos diferentes decisiones, algunas, tan importantes que pueden cambiar nuestra vida. Cuando una mujer, se plantea iniciar un tratamiento de fertilidad surgen muchas dudas, pero cuando su médico le aconseja recurrir a la generosidad de una donante de óvulos, las preguntas se acumulan. ¿Qué podré saber de mi donante? ¿Qué pruebas son necesarias? ¿Existen requisitos?

Según el marco jurídico español, la donación de óvulos en nuestro país es totalmente anónima. El Real Decreto 412/1993 es el texto que desarrolla de forma específica esta Ley que establece que el anonimato de la donante de óvulos como el de la receptora son igual por ambas partes.

En este sentido, el equipo médico recogerá las características fenotípicas de la donante con el objetivo de que la madre y él bebe tengan el mayor parecido; es decir, toda la información necesaria que ayude a la elección de la donante más adecuada, salvo su identidad.

Requisitos para una donante de óvulos

Dicha Ley de Reproducción Asistida marca una serie de requisitos para evitar, en la medida de lo posible, la transmisión de enfermedades hereditarias entre la donante de óvulos y el futuro bebé.

Entre los criterios para determinar si una donante es idónea para donar se encuentra la edad, ya que la calidad de los óvulos depende en gran medida de este importante factor.

En España, la edad mínima para poder donar óvulos es de 18 años y la máxima de 35, sin embargo, en IVF Donostia optamos por seleccionar donantes menores de 34 años. La edad media de nuestras donantes es de 25 años, ya que hemos estudiado que en esta franja de edad aumenta el éxito de embarazo.

Otro factor importante a tener en cuenta es que, según la ley, una mujer donante de óvulos no puede haber tenido más de 6 hijos.

¿Qué pruebas realizamos a una donante de óvulos?

Para garantizar el buen desarrollo del tratamiento y conseguir el éxito del embarazo por ovodonación, se realiza a la donante un estudio exhaustivo de enfermedades de transmisión sexual, como el VIH, clamidia, hepatitis, rubeola, toxoplasmosis, citomegalovirus o sífilis, entre otras.

También realizamos un análisis genético y cromosómico con el que se descartan posibles alteraciones genéticas. Así como el índice de masa muscular, que debe estar entre 18 y 25 para garantizar un buen estado de salud.

Además, necesitamos estudiar la reserva ovárica de la donante. Como sabes, se realiza un análisis de sangre con los que poder estudiar la Hormona Antimülleriana (AMH) y el recuento de folículos antrales mediante una ecografía transvaginal, todo ello dará como resultado el nivel de fertilidad de una mujer.

En IVF Donostia hemos dado un paso más allá y realizamos diferentes pruebas de diagnóstico genético con el fin de poder descartar enfermedades como la Fibrosis quística.

Una vez garantizada la salud física de la donante de óvulos, debemos hacer un test psicológico. Con esta valoración se pretende velar por la salud metal de la donante, antes, durante y después de la estimulación y punción ovárica.

Ovodonación: el tratamiento con óvulos donados

Una vez tenemos en la clínica los óvulos que necesita la mujer receptora, se fecundan en el laboratorio con la muestra de semen de la pareja o donante.La fecundación se realiza mediante FIV convencional o ICSI.

Una vez los óvulos estén fecundados, se cultivan en el laboratorio durante 5 días hasta llegar al estadio de blastocisto. Gracias al cultivo avanzado y el seguimiento exhaustivo dentro del laboratorio con incubadores de última generación, en todo momento se analiza la calidad embrionaria que permite la selección del mejor embrión a transferir.

La donación de óvulos es la solución reproductiva para mujeres que no consiguen el embarazo con sus propios óvulos. Muchas parejas vienen a las diferentes clínicas del grupo IVF Life, en búsqueda de un tratamiento en el que se recurra a una donante de óvulos.

Gracias a la ley que regula la Reproducción Asistida en España que garantiza el anonimato, la Ovodonación es una práctica habitual en los centros de Reproducción Asistida españoles, pues dicha ley permite que las donaciones sean seguras y de calidad.

La selección de las donantes de óvulos

A la hora de seleccionar a la donante se valoran las características físicas y el grupo sanguíneo de ambas mujeres.

El proceso de selección de donante en IVF Donostia también está regulado por la Ley de Reproducción Asistida. Dicha Ley estipula que la donante y la madre deben compartir la máxima similitud de fenotipos, es decir, que posean gran parecido físico. Durante la primera visita a nuestro centro, se solicita una fotografía de calidad de los futuros padres que nos permitirá analizar los principales rasgos y así poder elegir a la donante de óvulos perfecta.

No es posible predecir el fenotipo del futuro bebé, pues depende de múltiples factores entre los que destacan los genes, cómo estos interactúan entre sí y con el útero de la madre gestante. De esta forma, puede ocurrir que ciertos rasgos fenotípicos característicos, como es por ejemplo la piel clara, podrían no darse exactamente en la descendencia (por ejemplo, tener un hijo de piel algo más oscura).

Este proceso es absolutamente normal y del mismo modo se puede dar en cualquier pareja que haya tenido un hijo con o sin la ayuda de la medicina reproductiva.

Ser madre es mucho más que tener los mismos genes

Sin lugar a duda, ser donante de óvulos es el mayor gesto de generosidad que vemos cada día en la clínica. Gracias a la aportación de la donante muchas parejas consiguen cumplir el deseo de ampliar su familia y si lo sabemos es porque ellos mismos nos nos trasladan su gratitud hacia estas anónimas heroínas.

No nos olvidamos de las grandes protagonistas de este proceso: las futuras madres. Sabemos que la ovodonación aún es un tema tabú en nuestra sociedad y que durante el proceso se produce el denominado duelo genético, es decir, tener que renunciar a sus genes para convertirse en madres. Así como la decisión de contárselo o no a sus hijos e, incluso, qué dirá su entorno.

Desde IVF Donostia entendemos que ser madre, es mucho más que tener los mismos genes. Implica una dedicación que no tiene que ver solo con el acto puntual de la creación de una vida, sea de forma “natural” o en un laboratorio.

La acción empieza con la gestación y el nacimiento del bebé. Cuando una mujer empieza a sentir el vínculo entre madre e hijo, y con la experiencia del día a día, es ahí donde vamos aprendiendo a “ser madres” y disfrutar de esa oportunidad llamada maternidad.

,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *